I. Introducción

La transformación del sector de ventas al detal y al por mayor durante el último tercio del siglo XX, ha sido en gran medida el resultado de la presencia de una nueva era tecnológica– llamada por el conocido sociólogo y futurista, Alvin Toffler, –como la Era de la Informática. La Era de la Informática consiste en unir dos elementos importantes; los medios de comunicación y las redes de la información. El sistema del satélite y el mejoramiento de los medios de la comunicación y de transportación, han permitido tanto el mercadeo y el movimiento de las mercancías y servicios de manera rápida y efectiva. De otra parte, el desarrollo de las redes de información afianza el flujo de información a través de globo a un costo ínfimo. Por ejemplo, en el 1970, transmitir un trillón de bites de Boston a Los Ángeles costaba $150,000; hoy sólo cuesta unos 12 centavos. Un mensaje de cuarenta páginas en correo electrónico de Chile a Kenya cuesta hoy 10 centavos, mientras que en Fax, $10.00 y por correo regular, $50.00. No cabe duda que estos medios de comunicación no sólo permite el intercambio de bienes y servicios sino también, lo hacen a un costo realmente ínfimo. Estos avances han tenido repercusiones no tan sólo sobre el sistema de producción sino también en el mercadeo del producto y en las ventas al detal y al por mayor. El consumidor de hoy día es más sofisticado, usa mejor el tiempo de compra y ausculta mejor las posibilidades de compra por los diversos medios—incluyendo el Internet.

El caso de la empresa de ventas al detal y al por mayor, Wal-Mart, fundada a principio de los 1960 por el empresario Sam Walton de Arkansas, es un ejemplo ilustrativo de cómo una empresa ha podido explotar al máximo las ventajas y las economías externas positivas que ofrece las condiciones de esta nueva era tecnológica de la Informática, para convertirse en punta de lanza de la Revolución del “Retailing” en todos los confines del mundo. Sin embargo, las ejecutorias y las prácticas de negocio de esta empresa han sido profundamente criticadas por grupos de apoyo a comunidades, comerciantes y economistas, entre otros, los cuales se han mostrado cautelosos frente a las mencionadas ventajas que explota esta empresa. Un portal dentro de la Red de Internet, “WalMart Watch”, (http://www.walmartwatch.org) nos señala y cito:

As the largest private sector employer in the U.S., with 720,000 employees, Wal-Mart is a retail giant. It sets low-wage and inadequate family health coverage standards for the entire industry. If Wal-Mart takes over the U.S. grocery business, it would employ nearly one million worker sand spread its low-road employment practices throughout the supermarket industry.

Wal-Mart doesn’t create jobs. It takes existing jobs, down-grades the pay and benefits for most of them, and destroys the rest— According to a study, for every 100 jobs at Wal-Mart 150 existing jobs in the community have been destroyed.

Este trabajo pretende explorar el efecto que ha tenido el auge de las conocidas mega tiendas en el sector de comercio al detal y por mayor de la economía de Puerto Rico, en especial, la empresa Wal-Mart. En primer lugar, se analiza el fenómeno de la mega tienda y la manera de penetración en el mercado local. En segundo se presenta evidencia del impacto de las mega-tiendas en las pequeñas y medianas empresas (PYMES) del sector comercial, y finalmente se estima el efecto de esta penetración en las quiebras de PYMES del sector detallista y mayorista.

Leer más-Descargar Artículos