I. Introducción

La competitividad de un país es la base que debe examinarse antes de que el mismo pueda introducirse de forma eficaz en los mercados internacionales y en la economía globalizada de nuestra época. Antes de competir exitosamente a nivel internacional es necesario saber en qué es competitivo el país. Este es un tema que cada vez más y más los países tanto desarrollados como en vías de desarrollo están discutiendo. Según Michael E. Porter, de la Escuela de Negocios de Harvard, “la competitividad se ha convertido en una preocupación central tanto de países desarrollados como en vías de desarrollo en una economía mundial, abierta e integrada” (Porter 2002). La capacidad para determinar la competitividad de un país es sumamente importante tanto para las economías grandes como para las pequeñas.

Puerto Rico, como todo país que desee insertarse exitosamente en el comercio global, necesita conocer dónde ha sido competitivo y necesita identificar cómo se está posicionando actualmente en términos de capacidades competitivas con respecto al resto de los países del mundo.

Michael E. Porter es una de las máximas autoridades en estrategia competitiva, competitividad y desarrollo de los países, estados y regiones. En el 2002 el doctor Porter fue catalogado como el primero de una lista de cincuenta intelectuales de negocios más reconocidos a nivel mundial.1 Porter ha sido el autor de varias metodologías y procesos para medir la competitividad de los países. Una de las 2 primeras herramientas que construyó para este propósito fue el mapa de conglomerados de industrias competitivas. Las medidas utilizadas para construir el mapa buscan la “existencia de una verdadera ventaja competitiva en términos internacionales a nivel de industria” (Porter, 1990, xii). Porter usó esta medida antes de utilizar el Indice de Competitividad Microeconómica (MICI) para investigar y describir la economía y competitividad de países tales como Japón (Porter, 2000).

Leer más-Descargar Artículo