I. Introducción

La evaluación de los estudios de viabilidad requeridos por las agencias del Gobierno del Estado Libre Asociado de Puerto Rico para la otorgación de certificados de necesidad y conveniencia y los permisos de construcción de estaciones de gasolinas son continuamente objetos de intensas discusiones en los foros cuasi-judiciales correspondientes.1 La desavenencia, en gran medida, es atribuible a la falta de una metodología uniforme aceptada por los peritos en economía forense. Reiteradamente, el análisis efectuado no establece diferencia entre la demanda potencial y la efectiva de las mercancías y servicios en los mercados relevantes. Esta recurrente ausencia de distinción subyace, primordialmente, en la determinación del efecto de la población flotante o transeúnte sobre la demanda en cuestión. Es necesario recalcar la diferencia entre los conceptos de demanda potencial y efectiva para entender asunto.

La demanda potencial se refiere a aquella que posiblemente (en tiempo y espacio) tiene a su disposición un negocio, de acuerdo a la capacidad de compra de la población, tanto residente, en el perímetro demarcado, como flotante al mismo. La demanda efectiva, por su lado, es aquella que finalmente se materializa como porción de la demanda potencial. La falta de distinción entre la demanda potencial y la efectiva, puede exagerar el volumen de ventas o ingresos brutos pronosticados para una empresa. 1

La dificultad de precisar operacionalmente el concepto de población flotante o transeúnte y de determinar su patrón diferenciado de compra en el mercado relevante abre una brecha insalvable al consenso en el análisis de los economistas forenses. En muchos casos, el analista no establece la distinción indispensable entre la probabilidad de compra de un residente y aquella del transeúnte por el mercado primario. El análisis económico espacial parte de la premisa (originada en la definición de mercado primario) que el residente tiene una probabilidad sustancialmente mayor de comprar dentro del mismo que el transeúnte. Es apremiante que los peritos económicos y los oficiales examinadores de las agencias adopten un marco conceptual común de análisis y técnicas de cuantificación de consenso para aquilatar el impacto de la población flotante sobre la demanda potencial y efectiva de un negocio propuesto.

En este ensayo, los autores informan de una metodología simple, desarrollada por ellos, para estimar la probabilidad de compra de un transeúnte en el mercado primario. En la segunda sección se esboza la derivación de esta probabilidad; mientras que en la tercera, se presentan dos casos reales a los cuales se aplica esta metodología.

Leer más-Descargar Artículo